Castillo, Hilda del
Lo que van a leer a continuación ha sido copiado de líricahispana.com.
1951. Nace en Matanzas la soprano HILDA DEL CASTILLO. Estudió canto en su ciudad natal, con Daniel Marcos,
luego perfeccionó su técnica vocal  en La Habana, con Margarita Horruitiner.  Es fundadora del Teatro Lírico de
Matanzas (1971), donde comienza haciendo pequeños papeles en las primeras puestas, hasta su debut como
solista en la Duquesa Carolina, de Luisa Fernanda (1973), a la que siguen los títulos Lola Cruz (r. t., 1976);
Bastián y Bastiana (r. t., 1977); El cafetal (Niña Flor, 1978); Cecilia Valdés (r. t., 1978); Il tabarro (Giorgetta, 1978);
La Habana que vuelve (Florinda, 1982); Bohemios (Cossette, 1983), entre otros. Interviene en la coproducción de
las agrupaciones líricas que estrenan en el Gran Teatro de La Habana la versión definitiva de Amalia Batista
(Carmita, 1979), bajo la dirección de su autor Rodrigo Prats. Ingresa en el Teatro Lírico Nacional de Cuba, donde
incorpora a su repertorio las óperas Lucia di Lammermoor (1985), El barbero de Sevilla (1986), L’elisir d’amore
(1993), La bohème (Musetta, 1996) y La traviata (1999). Se ha presentado en España, Portugal, Austria, Brasil,
México, Perú y Colombia. Ha participado en este último país en las temporadas anuales de zarzuela de la
Fundación de Arte Lírico, con sede en el Teatro Colsubsidio, Bogotá, Colombia, añadiendo a su repertorio los
títulos. María la O (Niña Tula), La viuda alegre (Hanna Glavari), El murciélago, de J. Strauss (Adela), e interpretó
El fantasma de la ópera, de Webber,  en una temporada de 400 representaciones que tuvo lugar en el Teatro
Alameda, de México, D. D., entre 1999 y 2001. Hilda del Castillo reside desde 2001 en la ciudad de Miami,
Estado Unidos. (Hilda del Castillo en El barbero de Sevilla. Foto Archivo de TLNC).