González, Maruja
(Mérida, Yucatán) 1904                                                        (Miami, Florida) 11/26/1999
LA SUPERSTRELLA

Nacida en México,  de padres españoles, en la localidad de Mérida, Yucatán en 1904, falleció en Miami en 1999.
Maruja González Linares vino a Cuba muy joven. Hizo sus estudios de canto en Cuba, donde debutó en 1929 como cantante lírica en la compañía del Mto.
Ernesto Lecuona.. Maruja se presentó en diversos teatros de La Habana antes de emprender una gira por Estados Unidos. De regreso en La Habana cantó
La Bayadera y La Viuda Alegre. A principios de los años 1930, cumplió numerosos contratos en Latinoamérica y principalmente en España. Se casó con
Perico Suárez. Cuando triunfa la Revolucion en Cuba, Maruja González se encontraba fuera del País y nunca regresó..
Maruja fue una diva en toda la extensión de la palabra. Una de las más mimadas por el público así como por sus compañeros, colaboradores, compositores.

Era una dama muy simpática, con gran gusto para el lujo y el esplendor. Como cantante, poseía una rara cualidad para producir los más increíbles y bellos
filados o pianissimi. Como actriz sus personajes eran siempre ampulosos, "dibujados" a grandes razgos. Estrenó muchísimas de las más famosas
zarzuelas de la época, de los autores Ernesto Lecuona, Gonzalo Roig, Rodrigo Prats, Eliseo Grenet y otros. Pero también incursionó en la zarzuela española,
lo cual la llevó a España donde se presentó con gran éxito.
Pero fue en la opereta  La Viuda Alegre de Franz Lehar, donde se destacó como la equivalente de una superestrella de los tiempos modernos,  tanto por su
preciosa voz lírico ligero, su gracia interpretando el personaje  Hanna de Glawaris y su extraordinario y lujoso vestuario, diseñado por los grandes modistos de
la época, tanto en Cuba como en París.
Su famosísima colección de joyas también se desplegaba en sus presentaciones  en esta opereta, lo cual requería un cuerpo de seguridad y numerosos
vestuaristas y peinadores. Su interpetación de La Viuda quedó registrada en un Lp con la orquesta dirigida por el maestro Gonzalo Roig y acompañada de los
grandes valores del bel canto: América Crespo, Hernán Pelayo y Panchito Naya. Con Panchito Naya grabó otro icónico Lp titulado María la O en el cual se
incluyen selecciones de esa zarzuela así como otras composisiones de los maestros Roig, que dirigió la orquesta, Lecuona, que aportó arreglos musicales y
Rodrigo Prats.
Dejó también la grabación de la zarzuela Luisa Fernanda, donde representó a la Duquesa Carolina con Marta Pérez, Hernán Pelayo y Gil Mar, nuevamente
dirigidos por el Maestro Roig.
Incursionó en televisión en La Leyenda del Beso, Los Gavilanesy otras zarzuelas y operetas presentados en el Gran Teatro Lírico Esso a través de CMQ TV.
Ya en los Estados Unidos, volvió a las tablas y en 1965 cantó La Viuda Alegre en New York con Manolo Torrente. Se retiró a Miami donde se convirtió en una
"madrina" de los cantantes líricos cubanos que habían tomado el camino del exilio y apoyó todos los movimientos encaminados a restaurar el arte lírico
cubano en Miami, especialmente con la Sociedad Pro Arte Grateli.

Irónicamente, su fallecimiento fue totalemente lo opuesto a su opulenta vida, ya que murió solitaria y en la pobreza total. El que esto escribe fue uno de los
pocos que, con la soprano Blanca Varela, asistimos a su modesto funeral pagado con donaciones de antiguos amigos.

A continuación copiamos un escrito que permite saborear la gran vida y el
joi de vivre de "la gallega" como le decian cariñosamente sus compañeros, pues
hablaba con acento castellano adquirido durante sus largas estancias en España..

"HISTORIA DEL MURAL"
Se trata de un interesante mural compuesto de 368 azulejos o lozas de cerámica que conforman una especie de patchwork sociocultural de los años 50 del
pasado siglo, una obra que ya cuenta con una larga serie de historias y anécdotas. Que en la apacible localidad de Guanabo, al este de La Habana --quizás
demasiado lejos de la capital y no lo suficientemente cerca de Varadero.En la antigua residencia de Maruja Gonzalez situada en la Calle 9ª de Guanabo, fue
hecha a peticion de la soprano Maruja González y en honor al arte en Cuba. Esta obra plástica, que debe medir una decena de metros cuadrados, erigida
originalmente en el bar adjunto a la piscina de la ex residencia de Maruja Gonzalez, se compone de tres partes que ocupan una misma pared. La primera y
más extensa (unos 4 metros cuadrados de muro recubierto de 162 lozas y 69 caricaturas) se encuentra en la parte techada de lo que en otro tiempo fue un
bar. Pero el segundo segmento (con 94 lozas y 56 caricaturas) se sitúa entre el antiguo bar y la entrada de la piscina, mientras que el tercero (91 lozas y 40
caricaturas) ocupa la parte derecha de dicha entrada. Las caricaturas representan a 165 personajes, casi todos reconocibles y ya identificados, vinculados a
la farándula cubana e internacional de los años 1950.
Este Mural ha quedado como prueba de el único mosaico de caricaturas en el que, con una simple sonrisa, contemplamos los rostros de aquellos que fueron y
serán siempre parte de la historia del Arte Cubano.
El conocedor reconocerá fácilmente a varios grandes de la escena internacional como el chansonnier francés Maurice Chevalier, la vedette
"franco-estadounidense" Josephine Baker, los mexicanos Jorge Negrete y Pedro Vargas, así como numerosas personalidades de la farándula cubana de los
años 1950 entre los que se encuentran la que dio origen a esta obra de arte, Maruja Gonzalez, La diva y la voz mas bella de Cuba Hortensia Coalla,  el gran
Benny Moré, Rita Montaner, el célebre Bola de Nieve, la excelente Celia Cruz, el Mto. Ernesto Lecuona y su hermana Ernestina, los compositores Moisés
Simons, Rodrigo Prats y Gonzalo Roig, los músicos del trío Matamoros, el fundador de la trova cubana Sindo Garay, la vedette Rosita Fornés y la primera
figura internacional del ballet cubano Alicia Alonso.
Pero no todas las caricaturas corresponden a personajes vinculados al mundo de la música. Entre ellos se encuentran también los actores cómicos Blanquita
Becerra, Pototo y Filomeno; los presentadores de radio y televisión Germán Pinelli y Consuelo Vidal, el empresario Gaspar Pumarejo, los periodistas Hevia,
Ichazoi y Don Galaor, el caricaturista Roblán --que no es por cierto el autor del mural-- y Felito Ayón, fundador del conocido club nocturno habanero "El Gato
Tuerto" y figura descollante de la bohème habanera a quien se atribuye la paternidad del nombre de la internacionalmente conocida "Bodeguita del Medio".
Pero esas 165 personas eran además amigos o conocidos de la soprano Maruja González , quien fue propietaria de la residencia . Una caricatura de la propia
Maruja González, quien compró la casa de Guanabo en 1955, aparece en el mural, rodeada de las caricaturas de quienes fueron en algún momento invitados
o participantes de las fiestas que allí organizaba esta gran soprano nacida en México.

Copiado de la Internet y de autor desconocido
Las fotos que se ven más abajo pertenecen
a la colección privada del tenor Víctor Mone a
quien agradecemos su gentileza por
permitirnos publicarlas en vivalvoz.net.
Tomadas en New York, en el apartamento
en que Maruja vivía durante su residencia en
esa ciudad, en la cual cantó la Duquesa de
Luisa Ferrnanda y Hanna de Glawarys de La
Viuda Alegre.
Con el tenor Víctor Mone frente al óleo de la
diva en su interpretación de Cecilia Valdés,
circa 1966.
Con el tenor Víctor Mone y un huésped de
Grecia.
De pie con el barítono Jorge Gavira, y el tenor
Víctor Mone sentado.