Suárez, Caridad
La información que sigue proviene de Lirica Hispana con nuestro mayor agradecimiento.


Nacida en La Habana el 8 de Septiembre de 1903.

Caridad Suárez Valdés era su nombre completo. Su padre fue el famoso
naturista español, afincado en La Habana, Ramón Suárez y su madre fue
Magdalena Valdés, que cuidaba de la familia y de la casa. Ella era la tercera y
última hija de los tres que tuvo este matrimonio siendo Estrella Luz la hermana
mayor y Ramón el segundo.

Su madre murió siendo ella muy niña por lo que se encargó de ella su hermana.

Hizo sus estudios primarios en La Habana y a los 14 años su padre la mandó,
junto a su hermano, a Macon, Georgia, en los Estados Unidos para que
aprendiera inglés. Allí, en un ensayo de un musical que estaban preparando, la
chica que lo iba a cantar no daba la nota y ella salió tan dispuesta y le dijo:
“Mírame” y entonces hizo la escena con la nota en su sitio. Parece que ese fue
uno de los motivos que la animó a dedicarse a la escena lírica.

Cuando volvió a La Habana estudió con un maestro italiano apellidado Graziani
y con Juan Manuel Elósegui que la incorporó a una compañía de ópera que
hacía giras por la isla.

Su formación musical era amplia: profesora de solfeo, piano y teoría de la
música. Como pianista era una verdadera virtuosa y es de suponer que esta
preparación ayudara a su voluntad y capacidad.

Un amigo de su padre la llevó para que la conociera Ernesto Lecuona, después
de un concierto de los que solía presentar en el Teatro Nacional. Allí mismo le
cantó “El Señor es mi luz” y el compositor la invitó a participar en su próxima
función, escribiendo para ella “Ave de Paraíso”, canción que la noche del
estreno tuvo que repetir varias veces. Lecuona no sólo le escribió canciones
sino que le pidió que estrenara algunas de sus obras y la llevó con él a México,
lo que hizo que abandonara sus sueños operísticos dedicándose por completo
a la zarzuela y opereta.

Intervino, con Lecuona, en conciertos de música cubana, en Abril de 1927 se
presentó profesionalmente al público en las tandas elegantes del teatro Prado,
con el barítono Alvaro Marante cantando, entre otras, el aria de las joyas de
Fausto, de Gounod. El 3 de Julio de ese mismo año fue objeto de un homenaje
en el teatro Nacional.

Su debut escénico fue en el Teatro Regina el 29 de Septiembre de 1927 en la
función inaugural de la compañía de Lecuona con el estreno, en programa
doble, de los títulos Niña Rita o La Habana en 1830, de Enesto Lecuona y
Eliseo Grenet, y La tierra de Venus, de Lecuona.

En Niña Rita, donde hacía el papel del título, la acompañaron Dora O’Siel (Niña
Luisa), Rita Montaner (José Rosario), Vicente Morín (Niño Julio), Fernando
Mendoza (Marcuello), María Ruiz, Paco Lara y Mario Martinez Casado.

De este debut, que lo fue por partida cuádruple ya que lo fue también para Dora
O’Siel, María Ruiz y Rita Montaner, se dijo: Otra intérprete muy elogiada fue
Caridad Suárez quién se lució, sobre todo en el concertante de la obra. Allí logró
el mejor acierto Caridad Suárez a quien el teatro reserva seguramente, victorias
muy resonantes. El poderío de sus notas agudas, que emite fácilmente y dentro
de la más deseable afinación, realzaron este pasaje. (El Mundo, 30 de
Septiembre de 1927)

El éxito fue tal que el miércoles 1 de Diciembre de 1927 se celebraron las
«bodas de oro» de Niña Rita. En realidad la obra cumplía ese día su
cuadragésima representación y en total subió a escena durante la temporada
de su estreno cuarenta y cinco veces. La prensa mostraba su estupefacción.
Por primera vez una obra cubana -no sicalíptica- alcanzaba tantas
representaciones en tan breve espacio de tiempo en el que no cambió de
reparto.

En Enero de 1928 la obra fue al Teatro Sauto de Matanzas donde también la
cantó Caridad Suárez.

El año 1928 realizó la grabación de “Galanes y damiselas” de Niña Rita, en un
dúo con Rita Montaner, para la Columbia, siendo ésta la única ocasión que
tenemos de escuchar su voz aunque la grabación está en tan malas
condiciones que no dice nada.

Volvió a interpretar Niña Rita en su primera puesta en el Teatro Martí, el 26 de
Agosto de 1932 con Elisa Altamirano en el papel de ‘Niña Luisa’ y Miguel de
Grandy como ‘Niño Julio’.

El 1 de Marzo de 1929 integró el elenco del estreno absoluto de El cafetal, de
Lecuona y Sánchez Galárraga, en el papel de ‘Niña Flor’ y en la reposición del
mismo título, al año siguiente, en el Payret, en un homenaje a Ramiro de
Lapresa, con Conchita Bañuls en el rol de ‘África’.

En el estreno de El cafetal sus compañeros de reparto fueron Amalia Martos
(África), Luisa Obregón (Ña Bárbara), Mimí Cal (Cipriana), Candita Quintana
(Candelita), Eddy López (Lázaro), Emilio Medrano (Niño Alberto), Fernando
Mendoza (Don José) y Manuel Colina (Taita Yeyo).

Ahora, además de cantar, se había convertido en actriz y así lo reconoció la
prensa: … ya habla con bastante acierto para que no tengamos nada que
perdonarle, como hacíamos antes, con tal de oírla cantar. (E.H. Alonso, Heraldo
de Cuba, 3 de Marzo de 1929, p. 6)

El 21 de Junio de 1929, en las variedades de la compañía de Pepito Gomís-
Eliseo Grenet, interpretó en primera audición absoluta, en el Teatro Payret, la
canción de Moisés Simons “A Marta”, que pronto pasó al repertorio de los
tenores.

En 1930 realizó una gira por México donde participó en un homenaje a Agustín
Lara y dio a conocer en ese país la romanza de María la O, entre otras
composiciones de Lecuona.

De su actuación en esa ciudad, escribió la prensa mexicana: "Cantó La conga
se va, y el aplauso la hizo repetir dos veces; María la O, y tornó la ovación más
cálida por la interpretación dramática; al acabar la sesión del debut de la
compañía de Lecuona, el público de México tenía un nuevo ídolo: Caridad
Suárez" (El Nacional, México).

Su debut en la opereta fue en el Teatro Nacional, dirigida por Severo Muguerza
el 8 de Noviembre de 1931, día en que interpretó el papel de ‘Valencienne’ en
La viuda alegre, junto a Esperanza Iris que hacía de ‘Ana de Glavary’, Manolo
Villa que fue ‘Danilo’ y Panchito Naya que hizo de ‘Rosillón’.

Entre las veces que cantó esta obra se cuenta la de despedida de Eugenia
Zúffoli que tuvo lugar el día 12 de Junio de 1934. La Zúffoli cantó el papel de ‘Ana
Glavary’, Manuel Rosell el de ‘Danilo’ y Panchito Naya el de ‘Rosillón’. Dirigió
Gonzalo Roig.

También dirigió Muguerza su primera actuación en una zarzuela española. Fue
en el Teatro Nacional el 30 de Enero de 1932 en Los diamantes de la corona
con Panchito Naya, Estelita Echazábal, Paco Salas. Esta obra se repitió el
domingo 31 en funciones de tarde y noche, el 1 y el 4 de Febrero.

Esa temporada cantó además, El milagro de la virgen los días 2 y 3 de Febrero,
con Estela Echazábal, Amparo Jordán, Constantino Pérez, Paco Salas y Blas
Daroca; La bruja los días 5, 7 (tarde) y 8 de febrero, con Panchito Naya; Maruxa
el 6 y 7 (noche) de Febrero, con Ana María Relaño y Antonio Utrera; Marina el 11
de Febrero, con Panchito Naya (Jorge), Antonio Utrera (Roque), Paco Alfonso
(Pascual).

Puestos a dar datos de sus primeras actuaciones, digamos que su debut
operístico tuvo lugar en el Teatro Nacional, el 23 de Abril de 1932 en el papel de
‘Floria Tosca’ en Tosca, que interpretó junto al tenor italiano Giuseppe Radaelli
(Mario) y al barítono español Augusto Ordóñez (Scarpia) dirigida por Enrico
Giusti. Volvería a cantar selecciones de está obra, en el Teatro Martí el día 9 de
Diciembre de 1933 con Miguel de Grandy en el papel de ‘Mario Cavaradosi’.

El 3 de Junio de 1932 en el Teatro Nacional, interpretó por primera vez el rol
titular de María la O, con enorme éxito, junto a Marcelino del Llano, en una
función extraordinaria por la quincuagésima representación del título.

Entrevistada por Juan Bonich antes de esta representación, dijo: Distintas
causas, todas circunstanciales, no habían hecho posible hasta ahora que yo
encarnara el rol central de la zarzuela de Sánchez Galarraga y Lecuona: pero, de
todos modos, porque estimo que la romanza de esta obra ha sido uno de los
números que Mayor popularidad me han dado, siempre he tenido grandes
deseos de hacerla. No sé si al público le agradará mi labor; pero puedo
garantizarle que jamás he estudiado con Mayor interés un papel como este. (El
Mundo, 2 de Junio de 1932, p. 6)

Y este fue el resultado: Lo que hizo Caridad Suárez al encarnar el papel central
de «María de la O» es superior a toda ponderación. Cantó con apasionamiento,
atacó los agudos con seguridad y valentía y mantuvo en todo momento la más
ajustada afinación. Y en cuanto a la labor escénica, fue la ‘María de la O’ que
soñara la mente inquieta de Gustavo Sánchez Galarraga, amorosa, sencilla,
altiva y plena de fiereza en el instante supremo en que venga honra y amor.
(Roberto, El Mundo, sección «Epistolario dominical», 5 de Junio de 1932, p. 6)

El crítico Pablo Orella, exaltado por la magistral interpretación que hizo estallar
al público en la ovación más entusiasta que haya escuchado la intérprete, hace
hablar a la protagonista de la obra en estos términos: «Después de cincuenta
apariciones escénicas, de cuerpo en cuerpo, me he albergado y hasta casi
acomodado en humanidades que más o menos se han adaptado a mi
temperamento, pero hasta ahora no había hallado la verdadera morada para mi
espíritu, ahora que te tengo, ahora he reencarnado en tí» y ese parecer del alma
de María la O, era el mismo del público: María la O es Caridad Suárez. (Heraldo
de Cuba, 4 de Junio de 1932, p. 6)

Contratada por la empresa Suárez-Rodríguez, debutó en el Martí el 2 de Agosto
de 1932, en ese mismo título, con el que consolida su prestigio de intérprete
eximia del género cubano, tanto por su interpretación vocal como por su
proyección escénica y su caracterización del personaje. Sus compañeros fueron
Candita Quintana (Caridad Almendares), Consuelo Novoa (Ña Salud), Miguel de
Grandy (Niño Fernando), Alberto Garrido (Guadalupe) y Federico Piñero
(Santiago Mariño).

Los diarios habaneros anunciaban la entrada de Caridad Suárez al elenco de la
empresa del teatro Martí, señalando su debut para el 2 de Agosto, precisamente
en la obra María la O, que sería interpretada por la compañía por primera vez,
por lo que volvió a provocar gran expectación, pues, como señalaba Bonich:
«María de la O» ha subido a escena muchas veces, confiada su interpretación a
conjuntos más o menos improvisados y, por ello, era natural que los asiduos al
Martí sintieran el más vivo interés por ver en ese teatro y por esa compañía
formalmente conjuntada, la obra de Sánchez Galarraga y Lecuona.
El Martí hizo una de las más grandes entradas que se recuerdan en ese teatro y
el público no se vio defraudado en sus esperanzas porque «María de la O»
ensayada y montada con el Mayor esmero, tuvo una interpretación magnifica. (El
Mundo, 4 de Agosto de 1932, p. 6)

El mismo crítico, que confiesa no haber podido asistir a la representación del
Nacional, cuando la ve en el Martí declara, a propósito de la actuación de la
soprano:
… nos satisface consignar que ni los que en aquella ocasión la elogiaron
estuvieron exagerados, ni nosotros nos equivocamos al predecir que la
bellísima partitura de Lecuona constituiría triunfo decisivo para la notabilísima
soprano cubana.
… el público la había ovacionado en todos los números; pero cuando llegó a la
romanza del último cuadro, desde que la orquesta acometió los primeros
compases, en la sala y galería se hizo el más absoluto silencio. Todos
esperaban ansiosos ese instante culminante de la partitura y al emitir, con la
valentía a que nos tiene acostumbrados el agudo final que ella sostiene en un
«fiato» insospechable, ese público la aclamó y el aplauso unánime,
ensordecedor, la obligó al bis en el que logró triunfar con mayor acierto aún.
… esto en cuanto a la partitura, porque justo es que consignemos que la mulata
de rumbo tiene en Caridad Suárez intérprete magnífica, tanto por la composición
del personaje cuanto por los detalles escénicos de que lo hace objeto. (El
Mundo, idem)

Otro que se sintió feliz: Su presencia en el elenco de «Martí» significa, por tanto,
que en ese coliseo podrán abordarse las más difíciles y brillantes modalidades
de la zarzuela cubana, bien se trate de obras ya escritas, bien de las que se
escriban en el futuro con un propósito de hacer teatro más «en grande».
(Francisco Ichaso. Diario de la Marina, 3 de Agosto de 1932, p. 6)

El 12 de Agosto estrenó el papel de ‘Florinda Fresneda’ en La Habana que
vuelve, música de Jaime y Rodrigo Prats y libro de Antonio Castells. Estuvo
acompañada por Juanita Zozaya, Consuelo Novoa, Candita Quintana, Alicia
Rico, Julita Muñoz, Miguel de Grandy, Arnaldo W. Sevilla, Federico Piñero, Julio
Díaz, Alberto Garrido, Julio Gallo y Armando Zapata.

En el dúo del tercer cuadro, con el tenor, Caridad Suárez lució en todo el
esplendor de sus facultades sorprendiéndonos con un re natural que le valió
ovación delirante. (J. Bonich. El Mundo, 13 de Agosto de 1932, p. 6)

El 26 de Agosto, la compañía Suárez-Rodríguez incorporó a su repertorio Niña
Rita, obra en la que cantaron juntas Caridad Suárez y Elisa Altamirano.

Francisco Ichaso comparó: Había, por otra parte, el justificado interés por oír de
nuevo a Caridad Suárez en el papel de la «Niña Rita». No olvidemos que fue
esta artista la que lo estrenó, hace ya algunos años, en memorable temporada
del «Regina». Pero desde entonces los valores de la Suárez han subido mucho
y muy legítimamente. Hoy, más rica y madura de facultades y con un mayor
dominio de la dinámica escénica, imprime al romántico personaje genuina y
relevante personalidad. Vocal e histriónicamente Caridad Suárez se anotó
anoche un triunfo resonante, haciéndose aplaudir larga y nutridamente por la
numerosa concurrencia. (Diario de la Marina, 27 de Agosto de 1932, p. 6)

La primera de las 63 veces que cantó el papel de ‘Cecilia Valdés’ fue el 30 de
Septiembre de 1932. Sobre el estreno de Cecilia Valdés por Elisa Altamirano
hay criterios encontrados a pesar de que todos están de acuerdo en que
Gonzalo Roig escribió el papel de la protagonista pensado en la voz de Caridad
Suárez.

Dice Dulcila Cañizares en su libro “Gonzalo Roig”, p. 79: Y escribió Roig esa
obra pensando en la voz de Caridad Suárez, quien, sin embargo, no tuvo el
honor de ser la primera Cecilia Valdés, porque la mexicana Elisa Altamirano fue
un nuevo y bello amor del maestro y se decidió por ella para el estreno a pesar
de su pequeña tesitura.

Enrique Río Prado en su obra “La Venus de bronce” opina: En realidad Caridad
Suárez no fue la elegida para el estreno de esta obra pues la primera soprano
de la compañía Suárez-Rodríguez era Elisa Altamirano, la cual,
independientemente de que existiese un romance entre ella y el maestro Roig,
se encontraba bajo contrato desde la inauguración de la temporada (Agosto de
1931), fecha en la que la Suárez se hallaba de gira por México. (Obra citada, p.
99)

Pues bien, “nos hemos equivocado los tres”, como decía el del chiste. Caridad
Suárez no estrenó Cecilia Valdés porque… ¡estaba coja! Trasladando el piano
de sitio en su casa, al bajar un pequeño escalón con el pesado instrumento,
tuvo la mala idea de poner el pié debajo de una de las patas del mismo con los
correspondientes daños musculares y óseos que semejante carga produjo. Así
pues, Gonzalo Roig tuvo que prescindir de ella muy a su pesar.

Esta afirmación, que contradice lo que piensan estos dos grandes
investigadores, no proviene de ninguna mente calenturienta, ni está dicha a la
ligera, sino que tiene su fundamento, como alguna otra afirmación íntima que
aquí se hace, en sus propias confesiones a su hija. Confesiones que merecen
todo nuestro crédito por venir de donde vienen y hacia donde van.

Su debut en este papel fue saludado con entusiasmo por la prensa y el público
que colmó la sala del Martí, no solo en la primera noche, sino también en las
funciones sucesivas.
¿Ha comprendido Caridad Suárez el tipo de la mulata Cecilia? Positivamente sí.
Vive en ella la heroína de la loma del Ángel y la artista interpreta con el mayor
acierto las múltiples transiciones a que este personaje la obliga, matizándolo y
dándole color en todos los momentos escénicos. Caridad Suárez haciendo
alarde una vez más de sus extraordinarias facultades, cantó primorosamente,
con valentía y pasión a un tiempo, esa página del maestro Roig. En el dúo con
el tenor se mostró la cantante de siempre, acometiendo los agudos con valentía
y seguridad. La frase final no pudo oírse porque el auditorio la ahogó en la más
cálida de las ovaciones. (Juan Bonich. El Mundo, 1 de Octubre de 1932, 2ª.
edición, p. 13)

El 18 de Noviembre de 1932 se estrenó en el Teatro Martí, la zarzuela del
maestro Gonzalo Roig, El clarín, con libreto de Agustín Rodríguez y José
Sánchez Arcilla en la que hizo el papel de ‘Azucena’ con Josefina Banda
(Margarita), Candita Quintana (Julia), Consuelo Novoa (Elisa), Alicia Rico
(Charo), Amelia Mauri (Mimí), Margarita Solá (Fefa); Panchito Naya (Armando),
Julito Díaz (Roca), Julio Gallo (Don Domingo), Arnaldo W. Sevilla (Julio), Alberto
Garrido (Atilano), Federico Piñero (El defensor), Armando Zapata (Don
Crescencio), Antonio Valdivia (Don Nicolás).

Entre los intérpretes se distinguieron sobre todo Caridad Suárez que alcanzó su
actuación culminante en la dificilísima romanza de ‘Azucena’ y el actor Julito
Díaz en el papel de ‘Roca’ mientras que el debutante, el que luego sería el gran
Panchito Naya, con su natural encogimiento de actor novicio se desquitó con su
bello timbre de voz. El éxito de El clarín casi igualó al de Cecilia Valdés.

Estrenó el papel de ‘Ángeles’ en El Mayoral, zarzuela cubana de Rodrigo Prats y
libro de Manuel Mur Oti, el día 23 de Febrero de 1933 en el Teatro Martí junto a
Josefina Banda (Marta), Julita Muñoz (Marta), Candita Quintana (Rosario),
Consuelo Novoa (Doña Remedios), Alicia Rico (Simplicia), Arnaldo W. Sevilla
(Mayoral), Julito Díaz (Don Pascasio), Alberto Garrido (Simón), Federico Piñero
(Casimiro), Arturo Vila (Merengue) y Julio Gallo (Secretario).

Recibió una función homenaje el 27 de Junio de 1933, ocasión para la que el
maestro Roig puso música a la opereta escrita por Agustín Rodríguez y José
Sánchez Arcilla Sueño azul, dedicada a ella e interpretada con orquesta
reforzada. La acompañaron en ese estreno Lolita Berrio, Blanca Bárcena,
Candita Quintana, Miguel de Grandy, Arnaldo W. Sevilla, Julio Díaz, Alberto
Garrido y Federico Piñero. Se puso acompañada por La tierra de Venus.

Después de terminados los sucesos del levantamiento de Batista y las
resistencias del Hotel Nacional y el Castillo de Atarés, que tuvieron a La Habana
sin espectáculos se reinician estos con una reposición de María la O con
Caridad Suárez y Miguel de Grandy el 17 de Noviembre de 1933 para dar paso
al anunciado estreno de La hija del sol el día 24 de ese mismo mes.

El 24 de Noviembre de 1933  estrenó en el Teatro Martí la zarzuela de Gonzalo
Roig, La hija del Sol, con libreto de Agustín Rodríguez y José Sánchez Arcilla,
junto a Miguel de Grandy, Blanca Bárcena, Josefina Banda, Lolita Berrio, Julita
Muñoz, Candita Quintana, Alberto Garrido, Federico Piñero, Arnaldo W. Sevilla,
Julio Gallo y la pareja de bailes Julio Richards y Carmita Ortiz.

Libreto y música necesitaba su intérprete precisa, su realizadora adecuada, y
tuvieron la fortuna de encontrar a Caridad Suárez. El cuadro del dúo con los
pájaros -admirable escenografía de Noriega- le ofrece la oportunidad al público
de poder exclamar: «si esta no es hija del sol, lo merecía» (Ernesto Fernández
Arrondo. Diario de la Marina, 5 de Diciembre de 1933, p. 2)

Día especial fue el 23 Junio de 1934 cuando actuó en el Teatro Martí al poner la
compañía Suárez-Rodríguez unas selecciones de Doña Francisquita, la
zarzuela grande de Amadeo Vives, con Hortensia Coalla y Miguel de Grandy, el
reparto más completo que se podía hacer en esos momentos.

Una de sus más brillantes y poderosas actuaciones fue la del martes, día 2 de
Julio de 1934 en una “Gran función de gala” a beneficio de la Asociación de
Reporteros de La Habana en el Teatro Nacional que sabemos que empezaba a
las nueve de la tarde pero es difícil saber a que horas de la madrugada
terminaría.

En ella cantó el papel de ‘Marina’ en la zarzuela del mismo nombre junto al
mexicano Ricardo Lara que hacía de ‘Jorge’, José Fuentes que fue ‘Roque’ y los
Pacos, Alfonso y Salas, que fueron ‘Pascual’ y ‘Alberto’, respectivamente.

Después de Marina cantó, esa misma noche, el papel titular en Cecilia Valdés
en la representación número 110 de esta obra con el reparto que copiamos en
sus personajes principales: Miguel de Grandy (Leonardo), Blanca Bárcena
(Isabel Ilincheta), Julio Gallo (Pimienta), Consuelo Novoa (Dolores Santa Cruz),
Candita Quintana (Dolores). Fue la primera vez que Cecilia Valdés se puso en el
Nacional.

Otro de sus estrenos de referencia fue el de María Belén Chacón, de Rodrigo
Prats y José Sánchez Arcilla, el 31 de Julio de 1934, también en el Teatro Martí,
con Carmita Ortiz (Nena), Candita Quintana (Cucusa), Lolita Berrio (Mercedes
Chacón), Julita Muñoz (Chichita), Consuelo Novoa (Matilde), Josefina Banda
(Berta), Esperanza Vázquez (Vecina), Miguel de Grandy (Enrique), Arnaldo W.
Sevilla (Don Gaspar), Julio Díaz (Don Germán), Federico Piñero (Don Vicente),
Alberto Garrido (Gustavito) y Ñ. Rodriguez (Gasparito).

La romanza que canta Caridad Suárez en el cuadro noveno y en la que,
constantemente, oímos el tema básico de la partitura, es página digna de los
Mayores elogios y, en cuanto al dúo de tenor y soprano, confiado a Caridad
Suárez y Miguel de Grandy, en el cuadro octavo, puede competir en belleza y
técnica con los mejores de su clase. (Juan Bonich. El Mundo, 1 de Agosto de
1934, p. 6)

El 11 de Septiembre de 1934 se despidió de la compañía Suárez-Rodríguez,
interpretando La isla del diablo, obra con música de Rodrigo Prats y letra de
Carlos Robreño y la obra de su debut en ese teatro: Maria la O, que fue una de
sus mejores caracterizaciones.

Entre los grandes e indiscutibles méritos de Caridad Suárez, se destaca el de
su singular resistencia, pues no se dará otro caso en el que una cantante
trabaje sin descanso durante una jornada como la que ella ha librado en el
Martí. Atenta a las indicaciones de la dirección de escena y estudiosa por
demás, Caridad Suárez se ha hecho una artista completa del género lírico.
Cabe decir, asimila con facilidad los detalles psíquicos del personaje que se le
encomienda y mantiene el carácter en todo momento, sin descuidarlo por
atender al canto. Aparte de lo señalado, muy digno de tenerse en cuenta, es la
personalidad de Caridad Suárez. De sencillez encantadora, sin vanidades
absurdas, conquista el afecto y el cariño de cuantos la tratan. Por ello, a
nosotros no podía extrañarnos, en modo alguno, que el Martí rebosara anoche
de público, ávido de testimoniarle a la artista y a la dama admiración y respeto.
(El Mundo, 12 de Septiembre de 1934, p. 6)

Esa noche, Sánchez Galárraga recitó su poema “Glorificación de María la O” y
dijo un soneto dedicado a la soprano, que gracias a La Venus de bronce
podemos reproducir.

Tienen tus ojos esa melancolía
Del sol, cuando el crepúsculo se levanta
Pero oculta en el nido de tu garganta
Hay una alondra clara que anuncia el día.

Porque encarnaste el alma de la Armonía,
La gloria ante ti dobla su excelsa planta,
Y un ruiseñor, de noche, te dice: «¡Canta!»
«¡Tu canción vale mucho más que la mía!»

Cuando lanzas las notas sentimentales
Que aprenden del sinsonte los maniguales,
Y la canción cubana que llora agravios,

Vibra en tu voz, que sabe de amor y pena,
¡Toda el alma de Cuba, mujer morena,
hecha pasión y ritmo, tiembla en tus labios!

¿Se puede resumir la carrera intensa de Caridad Suárez? “La Venus de bronce”
nos lo da hecho: En dos años ininterrumpidos de actuación en el Teatro Martí,
Caridad Suárez estrenó y reprisó infinidad de títulos, entre los más importantes,
se destacan: La perla del Caribe (12 veces), Cecilia Valdés (63 veces), María la
O (35 veces), El clarín (66 veces). La hija del sol (en que interpretaba todas las
partes de soprano, 41 veces), María Belén Chacón (30 veces). El pirata (43
veces), Rosa la China (7 veces), La Habana que vuelve (32 veces), Guamá (17
veces)...

El 4 de Febrero de 1935 se casó con Juan Manuel de la Puente, Cónsul General
de Cuba en Tampa, Florida, donde fijó su residencia. Esto supuso su retirada
en pleno éxito aunque hizo algunas apariciones de las que conocemos las
siguientes.

El 17 de Mayo de 1935 participó, en calidad de artista invitada en el homenaje
tributado por la empresa a Gonzalo Roig, interpretando El Clarín.

Al mes siguiente -20 de Junio-, protagonizó en el Teatro Auditorium la
representación N° 100 de María la O, junto a Emilio Medrano, María Ruiz, Ester
Borja y Tomasita Núñez en un homenaje al maestro Lecuona.

Interpretó el rol titular de la opereta-revista de ese compositor, Lola Cruz, en su
estreno absoluto, que tiene lugar en el Auditórium, 13 de Septiembre de 1935,
junto a Miguel de Grandy, Tomasita Núñez y Ester Borja, entre otros.

El 5 de Junio de 1936 reaparece en el Teatro Martí con la obra Cecilia Valdés.
Se repone para ella María Belén Chacón el día 30 de Junio en homenaje a
Carmita Ortiz y Lola Cruz el 8 de Julio. Estrena Guamá, zarzuela con Rodrigo
Prats y libro de Federico Villoch, el 10 de Julio junto a Luz Gil, Miguel de Grandy y
Arnaldo Sevilla.

Hay algo que no podemos dejar pasar. El día 20 de Septiembre de 1935 subía
Lola Cruz a escena en el teatro Principal de la Comedia para inaugurar una
temporada de Lecuona que había comenzado en el Auditórium el día 13 y que
se prolongó hasta el 21 de Enero de 1936. A una de estas funciones asiste el
maestro español, residente en Cuba desde hacía largos años, Rafael Pastor, el
cual, emocionado por el espectáculo, redacta una crónica publicada el 22 de
Septiembre en El Mundo.

… el Ave María coreado y la maravillosa canción emporio de sentimiento
melódico que canta Caridad Suárez de manera inimitable: «Los aguinaldos
blancos».
La eminente artista Caridad Suárez, cuya voz seduce y encanta con la pureza de
su timbre y de su arte depurado y exquisito, dijo frases a la altura de la primera
cantante del mundo, atacando con extraordinaria valentía un re agudo que
dominó el conjunto vocal y el bloque formidable de los instrumentos.

Vamos a quedarnos con esto: dijo frases a la altura de la primera cantante del
mundo porque nos va a valer para juicios posteriores.

De esta temporada sabemos que volvió a cantar La viuda alegre en el papel de
‘Ana de Glavary’ el día 1 de Octubre de 1935 en el Teatro Principal de la
Comedia junto a Miguel de Grandy (Danilo), Tomasita Núñez (Valencienne),
Francisco Lara (Mirko-Zeta), Arturo Vila (Rosillón), Alvaro Suárez (Saint Brioche),
Esperanza Menocal (Olga). La orquesta la dirigió Erneto Lecuona.

Este es el momento de decir que tenemos en las manos “El álbum del
homenaje”, que no es otra cosa que una especie revista conmemorativa del
homenaje que se le tributó el 27 de Junio de 1933. En ella todos las
personalidades del teatro cubano expresan su opinión sobre esta artista. He
aquí algunas:

José (Pepito) Sánchez Arcilla, autor teatral: "Es la soprano absoluta, la
imménsamente única. A su talento como artista y a su maravillosa voz de oro
debo yo mis triunfos más ruidosos".
"No me ciega la pasión, varias veces he censurado a mis propios amigos.
Sacrifico la amistad a la justicia. Pero si he de ser justo al hablar de la intérprete
genial de mis obras, no me queda más remedio que decir, a gritos, para que lo
oiga todo el mundo, que Caridad Suárez ha sido, es y será la augusta
emperatriz del Arte Lírico cubano".

Francisco Ichaso, periodista del Diario de la Marina: "...entró por las veredas de
la zarzuela española, iniciándose nada menos que en Los diamantes de la
Corona de Barbieri. También transitó la artista las avenidas ostentosas de la
ópera italiana. Fue una prueba de facultades. Todos recordamos su éxito en la
"Tosca", con el tenor Radaelli y el barítono Ordóñez".

Rafael Suárez Solís: "Una ejemplaridad de la canción cubana. Más que una
mujer que canta Caridad Suárez es el canto hecho mujer, concepto maternal,
generador, entrañable y eterno. Voz del pueblo hecho cifra en el sentimiento y el
destino; claridad de la pasión nacional en la confluencia de las generaciones".

El poeta Gustavo Sánchez Galarraga. autor del libreto de María la O: "Garganta
de sirena, un cuerpo de Venus, tal Caridad Suárez, la maravillosa encarnación
de María la O, cuyo drama de amor y dolor ella ha sabido expresar como yo lo
concebí".

Maestro Gonzalo Roig: "El ritmo, la expresión, la pureza en el sonido, el ser
"musicista" consumada e interprete exquisita, su resistencia vocal de primer
orden y su magnífico temperamento artístico, hacen de Caridad Suárez la más
completa y distinguida de nuestras cantantes". Para ella también escribió Roig
la bellísima y difícil segunda parte de la "Canción de Cuna", “Hija del amor”, de
Cecilia Valdés.

Miguel de Grandy expresó: "al abandonar la zarzuela La hija del Sol, obra de
Gonzalo Roig que también estrenara, se necesitaron cinco cantantes para
sustituirla". En realidad aquí Miguel de Grandy exageraba un poco porque sólo
se necesitaron tres.

Maestro Ernesto Lecuona: "En Caridad Suárez tenemos, sin duda alguna, a una
de las más geniales intérpretes de nuestro Teatro Lírico Nacional".

Agustín Rodríguez, autor, director y empresario: La lucha emprendida por
músicos, libretistas y actores para engrandecer y dignificar el Teatro Cubano, no
hubiera podido triunfar totalmente sin la cooperación de Caridad Suárez. La
intérprete de Cecilia Valdés, La Habana que vuelve. El Clarín y tantas otras
obras que la Habana entera aplaudió en el escenario del Teatro Martí, es el
mejor exponente de que el Teatro Cubano existe. Voz, cultura musical y literaria,
temperamento, inteligencia...Cuanto un artista puede ambicionar, está reunido
en Caridad Suárez. Y si por todo esto no bastara. Caridad es también una
excelente persona.
Como autor me siento orgulloso que ella sea intérprete de mis obras. Como
director y empresario bendigo una y mil veces la suerte de que trabaje a mi
lado".

Carlos Robreño, autor: "Cuando un autor, alimentando la esperanza de un
resonante triunfo, reparte un papel de su obra a Caridad Suárez, tiene fe en que
ella ha de sacarle el mayor partido posible. Por eso los autores vemos
comprendidas en esta eminente soprano cubana, las tres virtudes teologales:
Fe, Esperanza y ... Caridad".

Esto es sólo una muestra que podríamos seguir con opiniones de Pablo Orella,
María Teresa de la Cruz Muñoz, Gustavo Cardelle, Francisco Meluzá Otero,
Manuel Suárez Pastoriza, Nemesio Ledo, Eulalio Guerra, Juan Bonich, Julito
Díaz, Ramón Becalí, Ernesto Montaner, José A. Puga, Antonio Castells, Pablo
Álvarez de Cañas, Don Galaor, Santiago de la Peña.

Entrevistada por Orlando González Esteva, Caridad confiesa que de las obras
de Lecuona su favorita fue siempre María la O por lo que en ella se podía
expresar. Al preguntarle en qué radicaba el éxito de su interpretación de la
romanza, responde: “Empezaba en dar el agudo final pianísimo, y luego iba
abriéndolo, abriéndolo mientras caminaba derecho hacia el público. Todavía
con él llegaba al borde del escenario, daba una vuelta y me perdía entre
bastidores”. Alguien aseguraba que durante ese agudo de Caridad se podía
salir del teatro tomar café con leche y regresar a tiempo para escuchar cómo lo
terminaba.

El 23 de Diciembre de 1937 nació su hija María Elena y más tarde nombran a su
marido para el mismo cargo, pero en Los Ángeles, a donde se trasladan.

Que nos perdone su marido, allá donde esté, pero eso del traslado nos suena a
falso porque creemos que más bien lo pediría él para alejarla de cualquier
oportunidad de cantar. Tanto debió de ser su egoísmo y su afán de acaparar.

Vayan estos ejemplos: por dos veces Lecuona la citó para grabar en Nueva York
y las dos veces la alejó todo lo que pudo de los estudios: una vez se la llevó a
La Habana y la otra a Los Ángeles con dos excusas tontas dejándonos sin un
registro decente de su voz.

Cuando el gran pianista valenciano José Iturbi, entonces en el pináculo de la
fama y con influencia en todos los teatros del mundo le propuso hacer una gira
por Europa tampoco lo consintió evitando lo que podía haber sido teniendo en
cuenta la opinión del maestro Rafael Pastor cuando expresó aquello que
habíamos reservado para esta ocasión: … seduce y encanta con la pureza de
su timbre y de su arte depurado y exquisito, dijo frases a la altura de la primera
cantante del mundo. Nadie sabe hasta donde hubiera llegado con la amplitud
de su voz y con su personal arte interpretativo.

A la muerte de su esposo en 1952 regresó  con su hija a Cuba de allí salió el
año 1960 para exiliarse en Miami donde aún cantó una espléndida Lola Cruz,
por lo menos.

“Cómo me pesa no haber seguido cantando” fue una de las frases del final de
su vida.

Murió en Miami el 13 de Enero de 1996.

Aquí podría terminar la historia de esta cantante diciendo que cantó todo tipo de
obras estrenando una gran cantidad de ellas e interviniendo en reposiciones
posteriores de otras pero vamos a poner los títulos que interpretó de todos los
géneros animados por la gran cantidad de datos que hay en el libro “La Venus
de bronce”, trabajo del investigador Enrique Río Prado a quien no sabemos si
podremos agradecer su inmensa labor, pero no sólo nosotros sino Cuba
entera, la lírica cubana y todos los aficionados –cubanos o no- con ellos. Sin
este maravilloso trabajo de consulta, recopilación y ordenada exposición no se
hubiera podido escribir esta historia. Ni otras.

Aquí están, por orden cronológico, las obras de los distintos estilos que
interpretó la gran soprano Caridad Suárez:

1.- Día 29 de Septiembre de 1927. Teatro Regina: Niña Rita. Sainete en 5
cuadros, música de Ernesto Lecuona y Eliseo Grenet y libro de Aurelio G.
Riancho y Antonio Castells, con Dora O'Siel, María Ruiz, Rita Montaner, Vicente
Morín, Fernando Mendoza, Paco Lara, Mario Martínez Casado.

2.- Día 29 de Septiembre de 1927. Teatro Regina: La tierra de Venus. Revista en
2 actos y 16 cuadros, Música de Ernesto Lecuona y letra de Carlos Primelles
con Rita Montaner, María Ruiz, Dora O’Siel y Vicente Morín.

3.- Día 27 de Octubre de 1927. Teatro Regina: La revista femenina. Revista de
José López Ruiz y Ernesto Lecuona con Rita Montaner, Laura Miranda, Mª Josefa
Ruiz, Paquita López, Mario Martínez Casado, Paco Lara y Fernando Mendoza.

4.- Día 12 de Noviembre de 1927. Teatro Regina: Bohemia.  Música de Eliseo
Grenet y letra de Riancho con Blanca Bárcena, María Ruiz, Rita Montaner,
Paquita López, Elena Casanova, Carmen Strabeau, Vicente Morín, Mario
Martínez Casado, Rafael Riera, Paco Lara y Palos.

5.- Día 1 de Diciembre de 1927. Teatro Regina: La corte del Faraón. Opereta
bíblica, música de Vicente Lleó y libro de Guillermo Perrín y Miguel de Palacios.
En ella hizo el papel de ‘La Reina’ junto a Rita Montaner (Lota), María Ruiz
(Raquel), Blanca Bárcenas que cantó los couplets, Vicente Morín (Casto José),
Rafael Riera, Paco Lara, Fernando Mendoza, Mario Martínez Casado. (Estreno
en el Regina)

6.- Día 6 de Diciembre de 1927. Teatro Regina: La liga de las señoras. Música
de Ernesto Lecuona y letra de  Antonio Castells con Rita Montaner, Blanca
Bárcena, María Ruiz, Caridad Suárez, Laura Miranda, Paco Lara, Fernando
Mendoza, Martínez Casado, Enrique Lacasa.

7.- Día 15 de Febrero de 1929. Teatro Regina: Alma de raza. Revista hispano
americana con música de  Ernesto Lecuona y letra de Gustavo Sánchez
Galarraga y Elías Herrera, con Miguel de Grandy, Candita Quintana, Mimí Cal,
Fernando Mendoza, Emilio Medrano, Eddy López y María Ruiz. Estreno en Cuba,
se había estrenado en Caracas.

8.- Día 1 de Marzo de 1929. Teatro Regina: El cafetal. Zarzuela en 3 cuadros,
música de Ernesto Lecuona y letra de Gustavo Sánchez Galarraga con Amalia
Martos, Luisa Obregón, Mimí Cal, Candita Quintana, Eddy López, Emilio
Medrano, Fernando Mendoza y Manuel Colina.

9.- Día 2 de Agosto de 1932. Estreno en el Teatro Martí: María la O. Sainete lírico
en 5 cuadros, música de Ernesto Lecuona y letra de Gustavo Sánchez Galarraga
con Candita Quintana, Consuelo Novoa, Lolita Berrio, Amelia Mauri, Miguel de
Grandy, Alberto Garrido, Federico Piñero, Julio Díaz, Armando Zapata y Arnaldo
Sevilla.

10.- Día 12 de Agosto de 1932. Teatro Martí: La Habana que vuelve. Comedia
lírica en 7 cuadros, música de Jaime y Rodrigo Prats y letra de Antonio Castells
con Juanita Zozaya, Consuelo Novoa, Candita Quintana, Alicia Rico, Julita
Muñoz, Miguel de Grandy, Arnaldo W. Sevilla, Federico Piñero, Julio Díaz, Alberto
Garrido, Julio Gallo y Armando Zapata.

11.- Día 26 de Agosto de 1932. Estreno en el Teatro Martí: Niña Rita o La
Habana en 1830. Sainete en 5 cuadros con Elisa Altamirano, Julita Muñoz,
Candita Quintana, Consuelo Novoa, Miguel de Grandy, Federico Piñero, Alberto
Garrido, Arnaldo Sevilla, Julio Gallo, Arturo Vila.

12.- Día 20 de Septiembre de 1932. Teatro Martí: Nuestro teatro. Revista-
capricho teatral en 7 cuadros, música de Rodrigo Prats y letra de José Sánchez
Arcilla, con Julita Muñoz, Vicente Morín, Arturo Vila y Federico Piñero.

13.- Día 4 Octubre de 1932. Teatro Martí: Revista aérea. Revista radio-teatral,
música de Gonzalo Roig y letra de Arnaldo W. Sevilla. No hay datos de sus
compañeros de actuación.

14.- Día 21 de Octubre de 1932. Teatro Martí: La malcasada. Zarzuela en 4
cuadros, música de Severo Muguerza y letra de Manuel Mur Oti, con Consuelo
Novoa, Candita Quintana, Alicia Rico, Vicente Morín, Arnaldo Sevilla, Federico
Piñero, Alberto Garrido, Arturo Vila. Dirigió Rodrigo Prats.

15.- Día 18 de Noviembre de 1932. Teatro Martí: El clarín. Comedia lírica, música
de Gonzalo Roig y letra de Agustín Rodríguez y José Sánchez Arcilla con
Josefina Banda, Candita Quintana, Consuelo Novoa, Alicia Rico, Amelia Mauri,
Margarita Solá; Panchito Naya, Julito Díaz, Julio Gallo, Arnaldo Sevilla, Alberto
Garrido, Federico Piñero, Armando Zapata, Antonio Valdivia.

16.- Día 9 de Diciembre de 1932. Teatro Martí: El clarinete. Apropósito, letra de
Carlos Robreño, con Julita Muñoz, Josefina Banda, Panchito Naya, Julio Díaz,
Federico Piñero, Alberto Garrido, Arnaldo Sevilla, Arturo Vila, Rivas y E. Muñoz.

17.- Día 13 Diciembre de 1932. Teatro Martí: Profecías. Fantasía cómico-lírica,
música de Isidro Laguna y letra de María Teresa de la Cruz Muñoz, con Panchito
Naya, Alberto Garrido, Federico Piñero, Julio Díaz, Julio Gallo y Arnaldo Sevilla.

18.- Día 16 de Diciembre de 1932. Por primera vez en el Martí: Tin Tan te
comiste un pan. Música de Manuel Mauri, con Juanita Zozaya, Julita Muñoz,
Josefina Banda, Alicia Rico, Candita Quintana, Mariana Fort, Amelia Mauri,
Mercedes Solá, Dalia Perdomo, L. Ramos, Panchito Naya, Arnaldo Sevilla, Julio
Gallo, Julio Díaz, Alberto Garrido y Federico Piñero.

19.- Día 30 de Diciembre de 1932. Teatro Martí: Murió el cochino. Revista en 12
cuadros, música de Rodrigo Prats y letra de Carlos Robreño, con Candita
Quintana, Consuelo Novoa, Panchito Naya, Federico Piñero, Alberto Garrido,
Armando Zapata, Julio Díaz, Julio Gallo y Arturo Vila.

20.- Día 6 de Enero de 1933. Teatro Martí: María Aurora. Sainete moderno en 5
cuadros, música de Rodrigo Prats y letra de Armando Bronca, con Josefina
Banda, Candita Quintana, Alicia Rico, Amelia Mauri, Mariana Fort, Julio Gallo,
Armando Zapata, Alberto Garrido, Federico Piñero, Julio Díaz.

21.- Día 20 de Enero de 1933. Estreno en el Martí: La siete capitales del pecado.
Comedia lírica en 10 cuadros, música de Eliseo Grenet y letra de Aurelio G.
Riancho, con Alicia Rico, Consuelo Novoa, Candita Quintana, Josefina Banda,
Amelia Mauri, Julita Muñoz, Panchito Naya, Arturo Vila, Federico Piñero, Alberto
Garrido, Armando Zapata, Julio Gallo, Arnaldo Sevilla.

22.- Día 7 de Febrero de 1933. Teatro Martí: El pirata. Novela escénica en 1
prólogo y 5 cuadros, música de Rodrigo Prats y letra de Agustín Rodríguez y
José Sánchez Arcilla, con Alicia Rico, Josefina Banda, Candita Quintana, Julita
Muñoz, Mariana Fort, Amelia Mauri, Panchito Naya, Armando Zapata, Julio Díaz,
Julio Gallo y un montón más.

23.- Día 12 de Marzo de 1933. Teatro Martí: Bolas. Revista en 8 cuadros, música
de Rodrigo Prats y letra de Carlos Robreño, con Josefina Banda, Candita
Quintana, Lolita Berrio, Arturo Vila, Arnaldo Sevilla, Julio Díaz, Julio Gallo, Alberto
Garrido y Federico Piñero.

24.- Día 18 de Abril de 1933. Teatro Martí: El patio de los tulipanes. Zarzuela de
costumbres criollas, música de Rodrigo Prats y letra de Francisco Meluzá Otero,
con Lolita Berrio, Josefina Banda, Consuelo Novoa, Amelia Mauri, Arnaldo
Sevilla, Alberto Garrido, Federico Piñero, Julio Díaz y Julio Gallo.

25.- Día 28 de Abril de 1933. Teatro Martí: El caballero perfecto. Comedia lírica
en 6 cuadros, música de Jaime Prats y letra de María Teresa de la Cruz Muñoz,
Blanca Bárcena, Josefina Banda, Candita Quintana, Lolita Berrio, Amelia Mauri,
Arnaldo Sevilla, Julio Díaz, Armando Zapata, Alberto Garrido, Federico Piñero,
Julio Gallo, Arturo Vila y J. Rojo.

26.- Día 5 de Mayo de 1933. Teatro Martí: La guayabera. Sainete lírico en 7
cuadros, música de Gonzalo Roig y letra de Julito Díaz, con Blanca Bárcena,
Lolita Berrio, Consuelo Novoa, Arnaldo Sevilla, Alberto Garrido, Federico Piñero,
Julio Gallo y Julio Díaz.

27.- Día 6 de Junio de 1933. Teatro Martí: ¡Oh very well!. Revista en 12 cuadros,
música de Rodrigo Prats y letra de Carlos Robreño, con T. López (que
debutaba), y Miguel de Grandy,

28.- Día 9 de Junio de 1933. Teatro Martí: La hipoteca. Música de Rodrigo Prats y
letra de Ramón Sánchez Varona, con Miguel de Grandy, Arnaldo Sevilla,
Federico Piñero, Alberto Garrido y Armando Zapata.

29.- Día 27 de Junio de 1933. Estreno en el Teatro Martí: La tierra de Venus.
Función en su homenaje y estreno en el Martí. La obra se había estrenado en el
Regina el día 29 de Septiembre de 1927.

30.- Día 27 de Junio de 1933. Teatro Martí: Sueño azul. Opereta, música de
Rodrigo Prats y letra de Agustín Rodríguez y José Sánchez Arcilla con Lolita
Berrio, Blanca Bárcena, Candita Quintana, Miguel de Grandy, Arnaldo Sevilla,
Julio Díaz, Alberto Garrido y Federico Piñero. Función en su homenaje
compuesta para ella y para esa ocasión.

31.- Día 1 de Julio de 1933. Teatro Martí: Embrujo. Estampa lírica, música de
Miguel de Grandy y letra de José Sánchez Arcilla, con Blanca Bárcena, Lolita
Berrio, Miguel de Grandy y Arturo Vila.

32.- Día 7 de Julio de 1933. Teatro Martí: El nuevo hacendado. Zarzuela en 5
cuadros, música de Rodrigo Prats y letra de Francisco Meluzá Otero, con Blanca
Bárcena, Lolita Berrio, Miguel de Grandy, Julio Díaz y Arnaldo Sevilla.

33.- Día 18 de Julio de 1933. Teatro Martí: Araña. Revista en 10 cuadros, música
de Rodrigo Prats y letra de Julito Díaz, con Blanca Bárcena, Josefina Banda,
Lolita Berrio, Candita Quintana, Miguel de Grandy, Arturo Vila, Julio Gallo,
Arnaldo Sevilla, Alberto Garrido y Federico Piñero.

34.- Día 1 de Agosto de 1933. Teatro Martí: El gran desfile. Zarzuela en 9
cuadros, música de Rodrigo Prats y letra de Carlos Robreño, con Julita Muñoz,
Candita Quintana, Lolita Berrio, Josefina Banda, Miguel de Grandy, Arnaldo
Sevilla, Alberto Garrido, Federico Piñero y Julio Gallo.

35.- Día 27 de Octubre de 1933. Teatro Martí: Los explotadores de 1933. Música
de Rodrigo Prat y libreto de Carlos Robreño, con Blanca Bárcena, Julita Muñoz y
Miguel de Grandy.

36.- Día 7 de Noviembre de 1933. Teatro Martí: Quítate tu pa’ ponerme yo.
Revista de actualidad en 10 cuadros, música de Rodrigo Prats y letra de Carlos
Robreño, con Miguel de Grandy.

37.- Día 24 de Noviembre de 1933: Teatro Martí: La hija del sol, Rapsodia
cubana en 2 actos, pórtico, prólogo, 6 cuadros, 2 entrecuadros y 1 apoteosis
música de Gonzalo Roig y letra de Agustín Rodríguez y José Sánchez Arcilla con
Blanca Bárcena, Josefina Banda, Julita Muñoz, Candita Quintana, Lolita Berrio,
Carmita Ortiz, Miguel de Grandy, Arnaldo Sevilla, Julio Gallo, Alberto Garrido,
Federico Piñero, Rolando Ochoa, Julio Richards, Armando Zapata y Rafael
Llorens.

38.- Día 15 de Diciembre de 1933. Teatro Martí: La conferencia de Montevideo.
Revista, música de Rodrigo Prats y letra de Carlos Robreño, con Blanca
Bárcena, Candita Quintana, Lolita Berrio, Carmita Ortiz, Julita Muñoz, Miguel de
Grandy, Alberto Garrido, Julio Díaz y Julio Richards.

39.- No se sabe la fecha pero fue a finales de Diciembre de 1933 o primeros de
Enero de 1934. Teatro Martí: El año terrible. Revista política, música de Rodrigo
Prats y letra de Carlos Robreño, con Julita Muñoz y Carmita Ortiz.

40.- Día 14 de Enero de 1934. Teatro Martí: El ejército redentor. Sainete, música
de Rodrigo Prats y letra de Domingo Ramos, sólo aparece ella por ser la única
a la que cita la prensa.

41.- Día 9 de Febrero de 1934. Teatro Martí: El demonio y la carne. Comedia
lírica en 7 cuadros, música de Rodrigo Prats y letra de Pepín Rodríguez, con
Carmita Ortiz. Nota.- Esta obra se había estrenado el 2 de Julio de 1929 en el
Teatro Alhambra probablemente con los mismos intérpretes.

42.- Día 17 de Febrero de 1934. Teatro Martí: Carlos III. Revista, música de
Rodrigo Prats y letra de Carlos Robreño, con Federico Piñero, Alberto Garrido y
Arnaldo Sevilla.

43.- Día 20 de Febrero de 1934. Teatro Martí: El diablo suelto. Revista, música
de Rodrigo Prats y letra de Julito Díaz, con Miguel de Grandy.

44.- Día 6 de Marzo de 1934. Teatro Martí: El pequeño tirano. Comedia lírica en 7
cuadros, música de Rodrigo Prats y letra de Ramón Sánchez Varona, con Julio
Gallo, Alberto Garrido, Federico Piñero y Rafael Llorens.

45.- Día 13 de Abril de 1934. Teatro Martí: Dos vidas. Comedia lírica, música de
Rodrigo Prats y letra de María Teresa de la Cruz Muñoz, con Blanca Bárcena,
Julita Muñoz, Candita Quintana, Consuelo Novoa, Josefina Banda, Lolita Berrio,
Miguel de Grandy, Arturo Vila, Julio Gallo, Arnaldo Sevilla, Julio Díaz, Alberto
Garrido, Federico Piñero y Rafael Llorens.

46.- Día 8 de Mayo de 1934. Teatro Martí: La olla de grillos. Obra antológica con
números musicales de La duquesa de Bal-Tabarín, La Leandras, La parranda y
Los explotadores de 1933. Homenaje a Blanca Bárcena en la que también
intervinieron Miguel de Grandy, Arturo Vila, Federico Piñero y Alberto Garrido.

47.- Día 3 de Julio de 1934. Teatro Martí: Don Fulgencio. Revista, música de
Rodrigo Prats y letra de Julito Díaz y Carlos Robreño, con Carmita Ortiz, Miguel
de Grandy, Julio Díaz y Julio Richards.

48.- Día 25 de Julio de 1934. Teatro Martí: Carmiña. Zarzuela de costumbres
cubanas y gallegas en 9 cuadros y 1 intermedio, música de Gonzalo Roig y José
Guede y letra de Agustín Rodríguez, no se sabe el resto del reparto.

49.- Día 31 de Julio de 1934. Teatro Martí: María Belén Chacón. Comedia lírica
en 10 cuadros música de Rodrigo Prats y letra de José Sánchez Arcilla con
Carmita Ortiz, Candita Quintana, Lolita Berrio, Julita Muñoz, Consuelo Novoa,
Josefina Banda, Esperanza Vázquez, Miguel de Grandy, Arnaldo W. Sevilla, Julio
Díaz, Federico Piñero, Alberto Garrido y Ñ. Rodríguez.

50.- Día 11 de Septiembre de 1934. Teatro Martí: La isla del diablo. Revista con
música de Rodrigo Prats y letra de Carlos Robreño. En su despidida de la
compañía Suárez-Rodríguez, intervino en esta obra junto a María la O.

51.- Día 13 de Septiembre de 1935. Teatro Auditórium: Lola Cruz. Opereta-
revista en 2 actos y 11 cuadros, música de Ernesto Lecuona y libro de Gustavo
Sánchez Galarraga, con Tomasita Núñez, María Ruiz, Esther Borja, Mimí Cal,
Miguel de Grandy, Fernando Mendoza, Eddy López, Paco Lara y Julio Richards.