Valdés, Esther
Lugar de Nacimiento: La Habana, Cuba
Fecha de Nacimiento: septiembre 15 de 1927
Fallece el 19 de abril de 2016 en la ciudad de Chicago, Estados Unidos a los 89 años..

Nace en La Habana la soprano ESTHER VALDÉS. Realiza sus estudios de canto con la soprano rusa
Mariana de Gonitch. Se presenta al público en 1939 en una compañía infantil. Más tarde obtiene un primer
lugar en el programa radial de “La Corte Suprema del Arte”. Debuta profesionalmente en 1950,
acompañada por la Banda Municipal de La Habana, bajo la dirección del maestro Gonzalo Roig, quien la
tenía en alta estimación. Protagoniza versiones televisivas de Rosa la China, El cafetal, El Batey, de
Ernesto Lecuona; La hija del sol, de Gonzalo Roig y Soledad, de Rodrigo Prats. Integra los elencos del
Teatro Lírico Nacional de Cuba en 1967. Interpreta los protagónicos del repertorio lírico cubano —Cecilia
Valdés, El cafetal— y español —Luisa Fernanda, Los gavilanes, La del soto del parral, La leyenda del
beso, Los claveles, La corte de Faraón—. En la famosa puesta de Cecilia Valdés, dirigida por Roberto
Blanco (1978), encarna el personaje de «Chepilla», que adquiere relevancia musical e interpretativa en la
nueva versión. Posteriormente asume la caracterización de un tercer personaje en el mismo título:
«Dolores Santa Cruz». Se presentó en Europa central (1974) y México (1984). En la actualidad reside en
Miami. (Imagen 12. Esther Valdés como Dolores Santa Cruz, en Cecilia Valdés. Archivo de E. Río).

Collach de la soprano Esther Valdés, publicado por una amiga y compañera de profesión el día 19 de abril de 2016.
(FACEBOOK)Una de las cantantes más prestigiosas del teatro lírico cubano, la soprano Esther Valdés, murió el martes en su
residencia en la ciudad de Chicago, a la edad de 89 años, comunicaron fuentes cercanas a la artista, que residía desde 1990
en los Estados Unidos.
La también soprano Alina Sánchez, compañera y amiga de Esther Valdés, escribió el miércoles en su perfil de Facebook: "Hoy
me ha llamado mi querida Mariloly para decirme que Esther Valdés nos ha dejado. Su voz, al igual que la de Alba Marina, ha
sido y es, una de las voces más hermosas que ha dado Cuba".
"Fue mi compañera de luchas y escenario durante muchos, muchos años. De alegrías y de tristezas, de amarguras,
desencuentros, preocupaciones y jaranas. De bromas compartidas en las interminables giras llenas de 'actividades
culturales'. Y de emociones cuando paseamos la Cecila Valdés por toda Europa, dirigidas por los maestros Fabio Landa y
Félix Guerrero, y en compañía de tantos artistas y amigos".
Sánchez compartió con Esther Valdés "el arte como pan cotidiano y sus bellezas y sus amarguras".
Según cuenta en un sentido homenaje a la artista fallecida, "Esther era alegre y sus ocurrencias siempre nos sorprendían.
Ahora la despido tranquila, porque sé que un ángel la llevará de la mano a la Luz mejor, y que allí su voz se unirá al más
hermoso de los Cantos, al más grandioso de los Coros, llenándose por siempre de luz y de Verdad, de Bondad y de Alegría".
Esther María Valdés Diestro, o simplemente Esther Valdés, nació en La Habana el 15 de septiembre de 1927. Se formó bajo
las enseñanzas de la soprano rusa Mariana de Gonitch, y la influencia de Gonzalo Roig y Ernesto Lecuona.
Uno de sus primeros pasos los dio en 1941 en el programa radial "La Corte Suprema del Arte" aunque no es hasta 1950 que
inició su labor profesional como solista en el Teatro América. Allí fue la primera figura del Teatro Lírico de Gonzalo Roig durante
los años sesenta.
Realizó programas radiales y televisivos. Con Gonzalo Roig montó un vasto repertorio de música cubana. Trabajó en el
programa de radio "Gonzalo Roig y su Orquesta" y cantó con la Banda de Conciertos bajo la dirección del maestro, en museos,
plazas y anfiteatros de la capital y otros escenarios cubanos.
Con Ernesto Lecuona hizo su debut en un concierto en el Teatro Auditorium (hoy Teatro Auditorium Amadeo Roldán). Se
presentó en conciertos de música cubana en los teatros Nacional (hoy Gran Teatro de La Habana), América y Campoamor.
De Lecuona aprendió las zarzuelas: María la O, El Batey, Rosa la China y El cafetal. En más de una ocasión interpretó a la
Dolores Santa Cruz de Cecilia Valdés. Por su carrera profesional, antes de su salida definitiva de la Isla, le fue otorgada la
Distinción por la Cultura Nacional.